martes, 28 de febrero de 2017

Así era el Instituto Luis Vives en 1704



La maqueta de la Valencia del siglo XVIII instalada en la entrada del MUVIM está basada en el grabado de Antoni Bordazar de 1738, que a su vez es una copia fidedigna del plano manuscrito del Padre Tosca de 1704, en el que sólo se han introducido leves modificaciones.

Grabado de Antoni Bordazar de 1738
La maqueta, a escala 1:500 y de 24 m2 de extensión, se ha realizado en madera y materiales plásticos. Para la reproducción de los aproximadamente 7.500 árboles se han usado diversos polímeros.

Detalle de la maqueta

Todos los edificios de la ciudad se han tallado y pintado a mano por acreditados artesanos miniaturistas y el resultado es equiparable al de las mejores maquetas históricas del mundo.

Detalle del colegio San Pablo en el plano del Padre Tosca

En la maqueta se halla representado, junto al lienzo de la muralla, el edificio del Colegio San Pablo, perteneciente a la Compañía de Jesús, cuyo origen se remonta a 1552, siendo el primer colegio de la compañía.

Colegio San Pablo en la maqueta de Valencia

Su aspecto a principios del siglo XVIII no difiere mucho del que tuvo durante el siglo siguiente pero hay que añadir la cúpula y escalera sureste, datada en 1721, y el claustro con columnas toscanas incorporadas en dos fases durante los siglos XVIII y XIX.
Sin grandes cambios el edificio pasa a ser la sede del Instituto de segunda enseñanza en 1870 y perdura hasta los años setenta del siglo XX cuando es reformado adoptando su configuración actual.

Instituto Luis Vives en 1960, antes de la reforma

Instituto Luis Vives en la actualidad

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada